Mas Info.   

Generalidades

        El Seat 133 se exhibió por primera vez en el Salón del Automóvil de Barcelona en mayo de 1974. Era un automóvil del segmento A que fue producido por Seat entre los años 1974 y 1981. En esa época era uno de los automóviles más asequibles en España y se exportado a varios países, como Alemania, Francia, Bélgica, Finlandia Holanda, etc. En varios de estos países se vendió  como Fiat 133 y en el logotipo de podía leer "Fiat construction Seat".

        En 1976 se inicio la exportación a Egipto, con tanto éxito que la empresa Nasco se intereso por el vehiculo y llego a un acuerdo con Seat para ensamblarlo en sus plantas.

        Con el Seat 133 se pretendía sustituir simultáneamente al 600 y al 850. En realidad era un 850 Normal con una carrocería más moderna y más resistente, algo más amplia, aunque con dimensiones exteriores más recortadas. La única diferencia mecánica digna de resaltar era la incorporación de una junta cardán en el árbol de dirección, para proporcionar más seguridad al conductor.


Diseño

          Seat quiso incluir el Fiat 126 en sus producciones, pero sus socios Italianos pensaron que era mejor impulsar la creación de un modelo propio más adecuado al mercado Español, así que dieron la libertad de su creación al centro técnico de Seat con la unica premisa de aprovechar el máximo de los componentes existentes. El resultado fue el Seat 133 que se podía considerar como una mezcla técnica y estética entre el 850 y el 127. Este fue el primer coche diseñado íntegramente por el Centro técnico de Seat y su diseño se parecía a la primera serie del 127, aunque tenía unas dimensiones mucho menores que lo hacían ideal para el tráfico urbano. El Seat 133 era un producto de la situación de crisis provocada por la "guerra del petróleo". En el interior del 133 se prescindió de cualquier lujo, con la intención de conseguir bajos costes. El tablero de este modelo era rectangular, y los únicos instrumentos disponibles eran solamente el velocímetro y el indicador de combustible.

Habitáculo

A pesar de tener 11 cm menos de longitud que el 850, el habitáculo de Seat 133 era mas espacioso y permitía alojar con amplitud a cuatro personas. El pequeño maletero frontal tenia suficiente capacidad cuatro maletas medianas i varias bolsas de viaje.

Aunque los asientos no eran de respaldo reclinable, el conductor de estatura media  podía conseguir una perfecta correlación entre las distancias al volante, al cambio y a los pedales. La visibilidad era muy buena en todos los sentidos, salvo en el aparcamiento hacia atrás, donde no se podía distinguir el límite del coche.

El nivel sonoro, era más bien discreto para su época y la calefacción era muy potente y entraba muy pronto en acción.

Para llevar objetos en el interior, disponía de una bandeja por debajo del salpicadero, una bolsa elástica en cada puerta y de una repisa posterior.

Para acceder a las plazas traseras había que abatir los asientos delanteros actuando sobre unos trinquetes que los sujetaban a la guías. Esto evitaba que, en caso de frenazo brusco o de choque, el asiento se abatiese  hacia adelante.


Carrocería

El Seat 133 era 11 centímetros más corto que el 850 y 16 centímetros mas largo que el 600, lo que lo situaba en muy buena posición, aunque en parte esto se conseguía ajustando mucho los paragolpes a la carrocería, con lo que su protección quedaba muy mermada.


Consumo  (Motor 34 CV)

Recorrido

Velocidad

Consumo (l/100km)

Ciudad

-

10

Autopista

90 Km/h

5,75

Carretera

Variable

7,40

Carretera

110 Km/h

7,25

Carretera

A tope

8

 
Resumen

El Seat 133 era un vehículo de mecánica muy experimentada y sin problemas, además de ser muy económico en consumo. En ciudad, el coche se comportaba espléndidamente, sin embargo en carretera se notaban sus deficiencias, sobre todo en cuanto a estabilidad, pero también en cuanto a frenos y prestaciones.

Las unidades destinadas a la exportación montaban neumáticos radiales el lugar de los neumáticos diagonales destinados al mercado Español, con lo cual mejoraban sus prestaciones. Otra diferencia era la adopción de cinturones de seguridad Silca, con anclaje central sobre barra metálica.