Línea y estética

            El Seat TOLEDO tiene una línea clásica de tres volúmenes, aunque a la  zona de carga se accede por un amplio portón trasero, con lo que se comparten las prestaciones de una berlina con la practicidad de un dos volúmenes.

            La carrocería esta basada en  líneas redondeadas, aunque sin caer en exageraciones, y huye de aparentar ser un coche agresivo.

            Las ópticas delanteras iluminan bien la carretera y  los pilotos traseros son de generosas dimensiones y la tercera luz de freno va situada en el portón trasero, casi al nivel del techo. Lla antena, que va situada en el techo y va dotada de una rosca sin fin que impide su robo por parte de los amantes de lo ajeno.


Espacio interior

            Desde los modelos más básicos, ya dispone de  un nivel de equipamiento bastante bueno y cuidado en los  detalles, como el doble airbag o el aire acondicionado de serie. Los asientos tienen buen tacto,  por lo que nos da  una sensación generalizada de confort y comodidad. La posición correcta de conducción se obtiene sin problemas porque aunque el volante no sea ajustable, si lo es el asiento del conductor en altura.

            Todos los mandos están bien situados y al alcance de la mano sin tener que hacer movimientos extraños que nos distraigan de la carretera. El cuadro de mandos es legible y ofrece la información normal de velocidad, revoluciones, temperatura del agua y gasolina, así como los testigos de leds luminosos alineados en la parte inferior izquierda y la iluminación del cuadro se puede regular en intensidad mediante un reóstato.

            Según las versiones,  incorpora un aire acondicionado bastante efectivo, los elevalunas delanteros  eléctricos o la  completa radio RDS con instalación de audio de 6 altavoces.

            En cuanto al nivel de seguridad,  incorpora doble airbag frontal para el conductor y el acompañante, barras de refuerzo laterales y los cinturones delanteros ajustables en altura. El cierre, por supuesto, es centralizado y se puede activar con un mando a distancia. La llave incorpora un código que permite desactivar el inmovilizador electrónico del coche sin el cual no es posible arrancar el motor.

            La habitabilidad es muy buena y cinco adultos pueden realizar viajes largos sin problemas. El maletero tiene una gran capacidad (550 litros) y además es muy aprovechable, situándose la rueda de repuesto de tipo 'galleta' debajo de éste. L capacidad de carga del maletero se puede ver incrementada considerablemente abatiendo  los asientos traseros.


Prestaciones y comportamiento

            La gama de motores desarrollan potencias entre los 68 y 150 CV, pudiendo satisfacer cualquier necesidad y los cambios de 5 marchas son  precisos, suaves y  bien escalonados.

            El TOLEDO resulta muy fácil y agradable de conducir incluso a un ritmo rápido.