SEAT presenta el prototipo del futuro Altea FR

         El prototipo del Altea FR incorpora el nuevo motor 2.0 TDI de 170 CV (125 kW) de cuatro válvulas por cilindro, el propulsor Diesel más potente de la historia de SEAT. Esta mecánica, evolución tecnológica del propulsor 2.0 TDI de 140 CV, transmite su potencia a las ruedas delanteras a través de una caja de cambios manual de seis velocidades.
 
        Además, este motor se ajusta a las exigencias de la fase EU4 del control de emisiones de la Unión Europea y permite al Altea alcanzar los 208 km/h de velocidad máxima y acelerar de 0 a 100 km/h en 8,6 segundos.
 
        El diseño del prototipo también despierta emociones deportivas. Su acentuada forma en cuña, sus proporciones compactas, parachoques de diseño específico y llantas de aleación de 18 pulgadas con neumáticos de medida 225/40, le confieren un aspecto sugerente y extrovertido, a la vez que elegante y deportivo.
 
        El exterior destaca por el contraste entre los dos colores de la carrocería. Todo el coche está pintado en color plata, excepto el techo, la moldura del capó, las molduras que cubren los limpiaparabrisas y las carcasas de los faros, que van en negro brillante. Y entre el plata y el negro sobresalen los elementos cromados: los retrovisores exteriores, las llantas y la doble salida de escape con tubos pulidos de 70 milímetros de diámetro.
 
        De todos modos, lo que más llama la atención en este prototipo es el gráfico adhesivo con la sigla “FR” que hay en cada lateral, que abarca desde el montante B hasta el C y con una altura que va desde la base de las puertas hasta las manetas de las mismas. Este adhesivo es exclusivo del prototipo y la versión de serie no lo incorporará.
 
        El habitáculo del Altea FR prolonga las sensaciones deportivas que transmite el exterior.  En el interior destacan los componentes en plata Ona y los tapizados en piel. El color plata se observa en el imperial del techo, los asideros, el portagafas del lado del conductor y el grabado técnico que presenta la guantera y toda la zona del tablero próxima al conductor y acompañante, un acabado de aspecto deportivo y visualmente muy atractivo.
 
        Por su parte, en piel van tapizados el volante, los paneles de las puertas, la funda de la palanca del cambio, la del freno de mano, la capilla que cubre el cuadro de instrumentos y los cuatro asientos independientes de diseño deportivo con el logotipo FR bordado en la zona superior del respaldo. El logo FR también lo localizamos serigrafiado en el cuadro de instrumentos, en el pomo del cambio y en forma de pequeño “pin” en el volante.
 
        Asimismo, el Altea FR incorpora faros de xenón bifunción adaptativos, que giran en función del trazado de la carretera y, al igual que el resto de la gama, también ofrece el desplazamiento longitudinal de los asientos traseros.

anterior.gif (814 bytes)