Un poco más tarde de la presentación en París del Concepto T, se presento en el salón de Barcelona de 1993, el Concepto T cabrio realizado en un color rojizo.

            Estos prototipos podría haber sido la base de los Seat Toledo coupe y cabriolet que nunca se fabricaron.