Generalidades

            El Seat SALSA se presento en el Salón de Ginebra del año 2000. Se trata de un vehículo muy especial, desarrollado íntegramente por el Centro Técnico de Martorell con el que se inaugura un nuevo concepto de automóvil: MDC (Multi Driving Concept).

             Seis meses más tarde, versión rediseñada se presentaba con el nombre de SALSA EMOCIÓN en los salones de Paris y Madrid, destacando el color rojo pastel de la carrocería que sustituye al color plata brillante de la versión original, un color que se ha logrado a través de la superposición de hasta siete capas de resina roja transparente. Además, este trabajo en pintura ha logrado crear un efecto de profundidad visual y saturación cromática.

            El Seat SALSA aplicando con imaginación las tecnologías más avanzadas de hoy en día, el SALSA logra una visión realista, factible, de un nuevo estilo de automóvil. Un vehículo capaz de transmitir emociones intensas, dar un servicio eficaz en cualquier tipo de utilización y adaptarse, incluso, a los cambios de humor de su conductor. El SEAT Salsa es tres coches en uno: un avanzado deportivo, un tranquilo viajero y un ágil vehículo urbano.

             En el Seat Salsa se mezcla estética, funcionalidad y técnica, que, combinados en su justa proporción, dan forma a una de las propuestas más innovadoras del año 2000. Un diseño atrevido, temperamental, latino, que evoluciona el ya clásico concepto de monovolumen –MPV (Multi Purpose Vehicle) de orientación eminentemente familiar– para crear un nuevo estilo de deportivo práctico y flexible: el MDC (Multi Driving Concept).

            La parte mecánica del SALSA es tan atractiva como su exterior; motor V6 de 2.791 cc con 250 CV (184 kw), tracción total inteligente 4, cambio Tiptronic de 5 velocidades, etc. Alcanzando  una velocidad máxima de 245 km/h y acelera de 0 a 100 km/h en 7,5 segundos.

 Tres coches en uno

             El SALSA es, en esencia, un monovolumen, tanto en su forma y definición externa como en el espacio interior; un vehículo funcional, pero con un fuerte carácter deportivo y soluciones de auténtico coupé: aspecto vivaz, línea aerodinámica, dos puertas y un habitáculo 2+2 –con cuatro plazas reales–. Un coche flexible y capaz de satisfacer tanto las veleidades deportivas del usuario más joven y dinámico como las necesidades de la vida familiar. A los mandos, el conductor puede elegir entre tres ambientes que cambian la apariencia del coche (tanto óptica como físicamente) para adaptarse a los diferentes ámbitos de utilización. El Salsa es la máxima expresión de libertad sobre el asfalto, un paso adelante en la integración hombre-máquina. La última expresión en ergonomía.

Una nueva forma de deportividad

            La imagen exterior del SEAT Salsa sigue las pautas del nuevo concepto de deportividad práctica definido por el Centro Técnico de Martorell: dos puertas, portón trasero de doble apertura (la parte superior se desliza hacia delante, sobre el techo; la inferior se abate hacia atrás) y sin capó delantero –el acceso directo a la mecánica se realiza desde abajo–.

             Sus formas son cálidas, sensuales y al mismo tiempo valientes, realzadas por el color plata brillante de la carrocería, uno de cuyos rasgos más característicos y distintivos es la cintura lateral, en línea descendente hacia la parte trasera. Sobre este perfil se encuentran las manillas de las puertas, que emergen con sólo tocarlas para facilitar la apertura. Como no hay montante B (intermedio), la percepción, incluso desde las plazas traseras, es de un espacio muy diáfano y luminoso.

            Sencillez de líneas y deportividad se combinan de forma agradable en cada detalle: los limpiaparabrisas (activados mediante sensor de lluvia) se ocultan en los montantes delanteros para evitar turbulencias aerodinámicas; los potentes faros, de descarga de gas, se orientan automáticamente con los giros de la dirección y los pilotos –luces de posición e intermitentes– son de fibra óptica y la doble salida de escape central remata la parte posterior.

 Compacto con capó cerrado

             El Seat SALSA es un vehículo compacto con una longitud total de 4.152 mm, El concienzudo estudio realizado de formas y volúmenes ha tenido como resultado una gran amplitud interior. Sus grandes puertas dan fácil acceso tanto a las plazas delanteras como a las traseras y el habitáculo es sorprendentemente sencillo, acogedor y funcional.

            Otra de las particularidades de su diseño está en la parte trasera, el acceso al maletero se realiza a través de un novedoso portón con doble apertura. Su parte inferior se abate hacia abajo, mientras que la superior se desliza sobre el techo. De esta manera se consigue una amplia boca de carga que permite introducir cualquier tipo de objeto con gran comodidad.

             En la parte frontal, no hay un capó tal y como lo conocemos hoy en día. Gracias al uso de la tecnología disponible en el Grupo VW, que ha permitido reducir al mínimo las operaciones normales de mantenimiento, el cliente no tiene la necesidad de operar en el hueco motor. Las únicas operaciones que han de realizarse, como rellenar el depósito del líquido limpiaparabrisas, tienen fácil acceso desde el exterior a través de unas tapas situadas en la zona inferior del parabrisas. Por tanto, el frontal es de una sola pieza, lo que al mismo tiempo contribuye a aumentar la eficacia de la estructura frontal en caso de choque.

La última tecnología en neumáticos

             Otro elemento distintivo son sus impresionantes ruedas (más de 18 pulgadas) que incorporan la última tecnología en neumáticos: Pax System de Michelin. Este tipo de neumáticos se caracteriza no sólo por cubrir las más altas expectativas de los usuarios del automóvil en cuanto a confort, agarre y prestaciones, sino porque son capaces de rodar durante más de 200 km con una velocidad máxima de 80 km/h después de haber pinchado.

            El Pax System se compone de cuatro elementos fundamentales, que son:

. Un neumático con un nuevo modo de ensamblaje que le impide desllantarse
. Una rueda monobloque con asientos asimétricos
. Un apoyo flexible que le permite rodar estando pinchado
. Un detector de pérdida de presión o de pinchazo

            Dadas estas circunstancias, el montaje de neumáticos con Pax System permite eliminar la rueda de repuesto y, por consiguiente, ganar espacio dentro del vehículo. Otra de las ventajas es la posibilidad de montar ruedas de diferente tamaño en cada eje.

            La tecnología Pax System, propuesta ahora por Michelin y Pirelli, abre nuevas vías para el diseño de los vehículos en el futuro.

MDC, un concepto de interior avanzado

            Pensando principalmente en el conductor, el diseño del habitáculo ha sido cuidado al máximo para proporcionar una adecuada ergonomía y un ambiente agradable, tanto a la vista como al tacto, a través de los nuevos materiales que han sido utilizados. En este espacio domina la presencia de aluminio desnudo, en color gris azulado y acabado mate, y nuevos plásticos de tacto suave y muy resistentes.

            Los cuatro asientos, muy cómodos y envolventes, están tapizados con material transparente y rellenados con colchones de silicona. Los delanteros son multirregulables y los traseros se pueden ocultar abatiendo el respaldo, lo que además de aumentar considerablemente la capacidad del maletero, permite disponer de una zona de carga totalmente plana. En el suelo de la superficie de carga, las ranuras de anclaje permiten múltiples posibilidades para la sujeción de maletas o material deportivo.

             Para acentuar la limpieza del diseño, los altavoces del equipo de música y la iluminación interior (de intensidad variable) se ocultan tras los paneles de la tapicería, el revestimiento del techo y bajo los asientos. Los cristales fotosensibles de oscurecimiento automático que tiene el Seat SALSA eliminan la necesidad del montaje de parasoles.

             El puente de mando flotante es un elemento fundamental en este vehículo. En él se concentran la mayoría de los mandos y controles manuales. Entre ellos hay que destacar algo único en el mercado del automóvil, el selector MDC (Multi Driving Concept). Mediante un mando giratorio se puede elegir entre tres ambientes diferentes: Sport, Comfort y City. Según la opción seleccionada, cambia la configuración del puesto de conducción (altura de asiento, ergonomía), el sistema de cambio de velocidades empleado (Tiptronic o automático) y la cantidad y el tipo de información facilitada al conductor.

            Así, en el modo más dinámico (Sport), el conductor puede contar con un cuadro de mandos convencional, con relojes de diseño deportivo e información básica; si opta por una conducción tranquila (Comfort), la información es más funcional, ocultándose los instrumentos de control; en uso urbano (City), se da prioridad a la información del tráfico y al sistema de navegación.

 Adaptación hombre-máquina

             En el Seat SALSA, ergonomía y docilidad son cualidades que contribuyen al mecanismo de adaptación entre el hombre y la máquina. Y el sistema MMI (Man-Machine Interface), actúa para que ningún comando requiera desviar la atención de lo más importante: conducir. Uno de los mayores avances en este sentido es el dispositivo de reconocimiento de voz, que permite activar y controlar algunas funciones como, entre otras, el teléfono, sistema de navegación y climatización. La propia llave de contacto sirve para identificar al conductor y poner automáticamente sus reglajes de asiento, volante y espejos (el retrovisor interior funciona por un circuito cerrado de TV cuya cámara se halla camuflada en la tercera luz de freno).

            La capacidad de interconexión entre el coche y los servidores externos permite disponer de multitud de funciones. Con el coche en marcha, el conductor tiene acceso a diversos programas de utilidad (controles de climatización, equipo de música, navegación, información de tráfico, teléfono manos libres, etc.). En parado, además, dispone de programas de entretenimiento y servicios multimedia (televisión, video, CD/DVD, juegos, telemática, funciones PC, información turística, e-mail, acceso a Internet, etc.). Los pasajeros pueden acceder a todas las funciones en cualquier momento.

Los tres ambientes al detalle

            El conductor del Seat SALSA puede elegir entre tres ambientes, que cambian tanto la apariencia interior como la configuración física del coche. Cada uno de ellos se caracteriza por lo siguiente:

             Sport. Con esta configuración, el tablero presenta una disposición clásica con un cuadro de instrumentos con relojes situados en el lado del conductor. Su asiento se dispone en una posición más baja (definida previamente por el conductor) y apta para una conducción deportiva. El sonido del motor dentro del vehículo se hace más perceptible, la caja de cambios se sitúa en modo Tiptronic y la iluminación interior es más brillante.

            Comfort. En esta posición, el ambiente interior se torna más sosegado, los relojes del cuadro de instrumentos se oscurecen y una tapa central los oculta parcialmente. Al mismo tiempo, en el centro del tablero emerge una pantalla multifuncional, que a partir de este momento transmite la información al conductor. A través de ella se pueden controlar los mandos de climatización, consultar el ordenador de abordo, ajustar el equipo de sonido, etc. El sonido motor se amortigua buscando un mayor confort acústico, la posición de conducción se modifica según el reglaje definido por el conductor. El cambio pasa a modo automático, con un programa de utilización específico. En este modo también cambia la iluminación interior, más suave.

            City. Este modo, adoptado para la cada día más complicada conducción urbana, también presenta características adicionales. La pantalla multifunción incluye ahora información del estado del tráfico, cines, restaurantes, etc. El cambio que sigue en uso automático, utiliza un programa adecuado a la conducción urbana. El resto de elementos se mantienen con las características del ambiente comfort.

Plazas, 2 + 2 sí son 4

            El interior está configurado con 2+2 asientos que son cuatro plazas, todos ellos con regulación independiente, lo que favorece el confort y la versatilidad de utilización. El usuario puede así disponer de cuatro cómodas plazas o, abatiendo los respaldos traseros, utilizar el vehículo como un coupé biplaza de dos puertas. La superficie de carga, amplia y despejada, con ranuras cuidadosamente mecanizadas para el anclaje de cinchas de sujeción, da al interior del coche un aire "náutico".

            El conductor del Seat SALSA puede cambiar el ambiente interior a su voluntad. Mediante un mando giratorio situado en el puente flotante central, donde se concentran la mayoría de los mandos y controles, pueden seleccionarse tres programas: Sport, Comfort o City. En cada uno, la información de los instrumentos, el reglaje de la suspensión, la ergonomía y, hasta el sonido del motor, cambian automáticamente. La iluminación interior también varía para acentuar los diferentes ambientes.

            Funcionalidad y armonía son las dos máximas principales del Seat SALSA, cuyo rasgo característico se repite en la forma del techo, en el puente flotante central, en las manillas de las puertas... Cada detalle ha sido diseñado con un criterio funcional y estético al mismo tiempo. El Salsa es una propuesta realista, viable y práctica para una clientela de espíritu joven, para un usuario que puede cambiar de ambiente sin necesidad de cambiar de coche.

Principales diferencias del SALSA EMOCIÓN

            La estética del SEAT Salsa Emoción refuerza el concepto de monovolumen deportivo, de carácter latino, que nació con su hermano el Salsa Emoción. La idea ha evolucionado: la nueva versión todo camino es más ancho (109 mm), más alto (142 mm, MDC en posición Street) y de aspecto más robusto, con vías más abiertas (89 mm en el eje delantero y 80 mm en el posterior) y calzado con neumáticos de mayor perfil, adaptables a una conducción mixta.

           En el interior del nuevo Salsa predominan los elementos en aluminio y los colores rojo y negro. El piso del habitáculo está realizado con material lavable de efecto metálico liso, al igual que los paneles interiores de las puertas que muestran unos grabados evolucionados respecto al Salsa original y que otorgan un aspecto más divertido y dinámico al interior.

            El tablero presenta varios cambios. La carcasa de la zona de instrumentación es de color rojo, original y exclusivo, y aporta una apariencia aterciopelada similar a la de los pétalos de rosa. Otro detalle del Salsa son los nuevos elementos decorativos en aluminio mate, como el aro interno de la circunferencia del volante.

            Los paragolpes y aletines más prominentes, los grupos ópticos triangulares, la doble salida de escape integrada en el paragolpes posterior y el característico color dorado marcan, en un primer golpe de vista, las diferencias fundamentales entre el SEAT Salsa Emoción y su antecesor.

             Los bajos también han sido previstos para una utilización dura fuera de carretera, con amplias placas y patines para protección integral de la mecánica.

             Un apartado a destacar en este Salsa Emoción son sus faros y pilotos posteriores que además de presentar un atrevido diseño, incorporan una tecnología de vanguardia.

            Ambos faros son inteligentes, es decir, se adecuan a las circunstancias de la conducción, variando su intensidad según se circule por carretera, autopista o si las condiciones meteorológicas son adversas.

             En el caso del piloto posterior se va más allá, las funciones no tienen áreas predeterminadas, y así, según las necesidades una misma zona puede ser intermitente o luz de posición o incluso luz de marcha atrás. Para conseguir esto, el cuerpo principal del piloto posterior está conformado sobre una estructura que reproduce la corona de un girasol. Ésta a su vez está compuesta por fuentes luminosas de pequeñas dimensiones. A través de un sistema móvil de filtros, se consigue cambiar el color de iluminación en función de la indicación a realizar.

              En el volante, se reproduce este mando junto a los pulsadores de accionamiento del cambio secuencial. El cuadro de instrumentación variable, por su parte, consta de tres esferas que giran como el dial de un teléfono y aparecen en función del modo de conducción elegido: Street, sólo los relojes de velocidad y cuentarrevoluciones; Off Road, sólo el reloj central, que incluye compás, altímetro e inclinómetro; el modo Sport muestra los tres instrumentos.

            Entre los asientos traseros, el módulo central incorpora dos sujetavasos con grifos para servir agua (de un depósito refrigerado de medio litro de capacidad).

            La clave de la adaptabilidad del SEAT Salsa Emoción al suelo es una suspensión de altura variable en función de programas de utilización: en Street, la altura al suelo es de 240 mm; en Off Road es 310 mm, 70 mm más alta; en posición intermedia entre ambas alturas funciona el modo Sport. De este reglaje se encargan cuatro fuelles de accionamiento oleoneumático, combinados con geometría McPherson en el tren delantero y un eje multibrazo en el trasero.

 El Futuro de Seat SALSA

            En un principio Seat no tiene previsto llevar este modelo a la producción en serie, en cambio sí que en los nuevos modelos de Seat se le incorporan elementos de este novedoso concept-car. De hecho ya podemos ver detalles, como los pilotos traseros en el nuevo Ibiza 3 , o los faros delanteros en el Arosa o en el concept-car Tango. De momento es el ADN de los futuros modelos de la marca española.