El SEAT TANGO que se presento en el salón del automóvil de Frankfurt del 13 al 23 de septiembre  estuvo a punto de convertirse en una realidad, pues se realizaron varios estudios para entrar en fase de fabricación, pero finalmente se desestimo el proyecto,  probablemente por motivos económicos.

            El SEAT TANGO era una propuesta atrevida, que aunaba fuerza y sencillez, energía vital y deportividad, en un diseño dirigido a transmitir esa emoción por encima del impacto de nuevas conquistas técnicas o fantasías futuristas.


El diseño

           
Aunque contaba con un diseño muy innovador y vanguardista, la marca española pretendió capturar el espíritu de los descapotables deportivos de los años 50 y 60. Con él se hubiese podido disfrutar de una conducción tranquila o sacar el máximo provecho de sus 180 CV alcanzando ni más ni menos que 235 kilómetros por hora de velocidad máxima! Acelerando de 0 a 100 km/h en sólo siete segundos.

            Su innovador diseño se caracterizaba, entre otras cosas, porque el chasis, la carrocería, habitáculo, mecánica y elementos estructurales eran una misma cosa.

            En la carrocería, los ensanchados aletines traseros contribuían al aspecto musculoso del SEAT TANGO, aunque el perfil huía de complicaciones, sin elementos que alterasen la pureza de la superficie. Así, las manillas de apertura eléctrica estaban camufladas en el perfil de las puertas, y los parachoques se hallaban perfectamente integrados en las formas del morro y la zaga, donde destacaba una doble salida de escape central en aluminio satinado. En el frontal se encontraba el único detalle cromado: el marco de la calandra del radiador con el símbolo de SEAT.

            Se utilizaron los mismos materiales y texturas en el interior y exterior. De esta manera, los tubos de aluminio en bruto quedaban a la vista, en el interior también se utilizaba la misma piel de cuero, con tratamiento waterproof, que tapizaba los asientos  para recubrir los compartimentos de carga situados tras ellos.

            Cabe destacar que los dos asientos eran fijos y no se podían ajustar longitudinalmente, pues en el SEAT TANGO era el pedalier, el volante y los relojes de instrumentación los que se desplazan hasta que se ajustan a la altura del conductor.

            La capota, sencillamente, no existía. De todos modos, el equipamiento básico si incluía un par de cascos tipo jet con pantallas integradas y forrados de cuero y, como algo excepcional, estaba prevista la evolución de un "hard-top" opcional de "kevlar", desmontable para climatología extrema.

            También hay que destacar la compleja construcción tubular, que se derivaba de la jaula de seguridad del SEAT CORDOBA World Rally Car, las suspensiones -McPherson delante, el eje de efecto direccional atrás- con tarado especial y el grupo propulsor, que transmitía sus 180 CV a las ruedas delanteras.


Instrumentación

            Tras el parabrisas, tintado en color gris, se encontraba un salpicadero con instrumentos analógicos, iluminados por transparencia de efecto fosforescente. En el centro, el cuentarrevoluciones es el principal protagonista, compartiendo espacio con los controles de carga de batería y temperatura de aceite; a sus flancos, el velocímetro y el reloj cronómetro completaban el conjunto de esferas, que se encontraban unidas, solidariamente, a la caña de la dirección. A la derecha del volante había tres esferas más: temperatura del agua, nivel de gasolina y un grupo de testigos de control.

            El resto de mandos del vehículo se encontraban en la consola central, donde se ubicaban los mandos de climatización de aireación indirecta y que, gracias a su reforzado sistema de climatización, permitía viajar con la máxima comodidad.


Iluminación asegurada


           
El Centro Técnico de SEAT, en el TANGO uso un avanzado sistema de iluminación de faros carenados sin carcasa, por lo que su arquitectura quedaba a la vista, además, las luces de cruce y carretera eran de Xenon y se orientaban según los giros de la dirección gracias a un sistema de engranajes.

             También hay que destacar que los antiniebla estaban realizados con ‘leds’ (diodos de emisión de luz) integrados  en la moldura central de la parrilla.

             Por último, en la parte trasera se recurría a la fibra óptica con filtros para permitir utilizar todo el piloto para realizar cualquier función (situación, intermitencia, paro, etc) mediante el complejo sistema de filtros.

 
Mecánica

            El SEAT TANGO montaba un motor de 4 cilindros en línea de 1.781 cc y 20 válvulas que entregaba 180 CV (132 kw) a 5.600 rpm, siendo la tracción a las ruedas delanteras a través de una caja de cambios manual de seis velocidades.

            El motor no sólo proporcionaba un elevado potencial, sino que garantizaba una buena elasticidad desde muy bajo régimen, alcanzando y manteniendo el valor máximo de 235 Nm desde 2.100 hasta 5.000 rpm. Con esta característica, el SEAT Tango se adapta fácilmente tanto a una conducción agradable y tranquila como al pilotaje más exigente.

            El motor, con una compresión de 9,5:1 se alimentaba con gasolina sin plomo de 98 octanos. Disponía de Inyección multipunto secuencial, turbocompresor, encendido con gestión electrónica, Catalizador con sonda Lambda y EGAS con lo que se obtenía un consumo ponderado de 7,6 l cada 100 Km. En el deposito cabían 45 litros de combustible.

            La suspensión delantera se confiaba a un sistema independiente tipo McPherson, con conjuntos muelle amortiguador, triángulo inferior y barra estabilizadora anclados a un semichasis conectado al arco delantero. En la zona posterior, un eje con efecto direccional aseguraba la precisión en las trazadas, incluso en la más revirada carretera de montaña.

             Los neumáticos iban montados en unas  enormes llantas de 18 pulgadas, a través de cuyos radios se apreciaban los poderosos frenos de disco Brembo.

             La dirección del tipo cremallera era asistida

 Seguridad

             La seguridad ocupaba un lugar prioritario en el desarrollo del Tango: ABS de última generación, control electrónico de estabilidad (ESP), control de tracción (TCS), doble airbag frontal, airbags laterales, cinturones con pretensores, estructura de deformación progresiva y célula de alta resistencia a los impactos, tanto frontales como posteriores y laterales.


Seat TANGO RACER

            Este prototipo es una variación del Seat TANGO y usaba su misma mecánica. Su carrocería estaba pintada de color amarillo y su cubierta superior de color gris. Aunque en las fotografías aparenta ser un monoplaza, no lo es, el segundo asiento queda escondido bajo la cubierta.