Estos vehículos estaban dotados de un propulsor  de 1,9 litros 111 CV a gasolina de cuatro cilindros en línea situado en posición delantera transversal e inclinado hacia atrás veinte grados.

            El movimiento del motor se transmite a las ruedas delanteras a través de una caja de cambios manual de cinco velocidades y de un embrague de tipo de monódisco en seco con accionamiento mecánico. 

            Las relaciones de la caja de cambios eran: 1ª 3'500 2ª 2'235 3ª 1'522 4ª 1'152 5ª 0'925 M.A. Grupo 3'786 a 1 (14:53)

              En cuanto a concepción técnica del bastidor los dos modelos eran parecidos ya que compartían la mayor parte de los componentes que lo formaban, pero la variante para el Coupé tenia menos batalla ya que la distancia entre ejes era menor que en el HPE,  lo que le confería una mayor agilidad en zonas viradas y un soberbio comportamiento.

          Este comportamiento, en parte era gracias a un estudiado sistema de suspensión independiente con elementos Mc-Pherson a las cuatro ruedas, guiando al eje posterior un sistema multibrazo, que posteriormente otras muchas marcas adoptarían. 

          La dirección era de cremallera, que en el caso de la variante HPE  y Coupé de superior se le montaba una servodirección de la marca Z.F. La columna de la dirección estaba constituida por tres tramos con dos juntas cardán para absorber energía en caso de impacto. 

            El equipo de frenos está encomendado a un sistema denominado Superduplex, característico de la firma italiana LANCIA y a cuatro discos macizos de 251 mm., proporcionándole todo ello una potente frenada acorde a sus altas perfomances y una elevada resistencia a la fatiga en condiciones extremas. 

            El el circuito de frenado Superduplex consistía en un sistema de frenos con circuitos independientes, pero con la singularidad de ser doble para las ruedas delanteras. De la bomba de freno, a la que estaba unido el servofreno a depresión, partían dos circuitos hidráulicos independientes, el primero, circuito delantero, estaba unido a las pinzas de freno de las ruedas anteriores, el segundo, circuito mixto, accionaba tanto las pinzas delanteras como las traseras. Las pinzas de las ruedas delanteras son del tipo flotante y poseían cada una de ellas dos cilindros de accionamiento de las pastillas. El primer cilindro estaba unido al circuito anterior y el segundo cilindro al circuito mixto. Las pinzas de freno posteriores también eran del tipo flotante. Cada una de ellas poseía un cilindro de accionamiento que estaba alimentado por el circuito mixto. En el conducto del circuito mixto que alimentaba los cilindros de las ruedas posteriores se encontraba el corrector de frenada que actuaba en función de la carga instantánea que soportaba el eje trasero.